Pennywise

Mi infancia y el cine de terror (Especial Halloween 2014)

A propósito de Halloween, comparto la lista de las películas de horror que marcaron mi infancia, las que aún me hacen tiritar cuando me acuerdo de ellas, las que tocaron la fibra más sensible en lo referente al sustito. Son sólo 6, y se que hay mejores que estas, pero son el origen de mis propias pesadillas:

6.- El ente:

5.- The Thing:

4.- The fly

3.- Scanners

2.- A Nightmare on Elm Street (“Pesadilla” para los latinos)

1.- IT:

Para mí, LA película de terror de mi vida. Creo que ver esto de niño, desató que los payasos me caigan mal y mi fanatismo por Stephen King. El guión es redondo: Un antiguo mal radica en un pequeño pueblo, donde un grupo de amigos adolescentes lo combaten. Una oda al compañerismo y a la amistad de verdad, la que sucede en nuestros primeros y tiernos años; asimismo, contiene una profunda critica social, representado por adultos que se han vuelto ciegos frente a este monstruo que se alimenta del miedo y el sufrimiento de los niños, netamente por falta de interés y cariño. Notable.

Jodorowskys_Dune_David_Lynch_Sony

Jodorowsky´s Dune

Jodorowsky´s Dune es de esos documentales que te vuelan la cabeza, no por la calidad técnica ni la fotografía, ni siquiera por los entrevistados; te vuela la cabeza por que la idea de “Dune” de Jodo era simplemente una locura. Basado en la novela de Frank Herbert, Jodorowsky, ayudado por Moebius y un gran equipo de personas, creó sus propios universos para generar la narrativa que esperaba lograr. Infortunadamente, este proyecto nunca se llevo a cabo, pero aún sobrevive la última copia del storyboard con el que salieron a vender la idea, que es una pieza de arte en si mismo. Después de mirar este documental, queda claro el aporte de este equipo al cine contemporáneo.

Véala, no se arrepentirá. Se lo resumo como lo hice en Twitter.

Batman, el eterno culpable

Como consecuencia del tiroteo en Estados Unidos, se ha desatado una sicosis colectiva, donde hay voces que sugieren que la mezcla de superhéroes y cine pueden desencadenar una tragedia. Lamentablemente, esas opiniones provienen desde los medios de comunicación hasta líderes chifladamente religiosos.

Premonitorio. El final de “El Caballero Oscuro”, notablemente dirigida por Nolan, apunta a Batman como el responsable de todos los males que caen en Ciudad Gótica. Aunque no sea su culpa. Ni un ápice. Pero es su destino voluntariamente aceptado: asumir lo que viene en pos del bien común. Todo por Gotham y su gente. Que le persigan es parte de su ingrato trabajo y los espectadores lo aceptamos porque sabemos que ese tipo de nobleza solo puede emanar de un tipo como Bruce Wayne. Un superhéroe, un meta-hombre. Totalmente aceptable dentro de la imaginería que compramos cuando pagamos una entrada al cine o disfrutamos de un comic. Claro, se trata de una película o de una libretita con dibujos inventada para crédulos o niños, una fantasía diseñada por y para la maquinaria de la industria del entretenimiento. Lo que pasó en Denver es la cruda realidad: familias destrozadas en manos de un sicótico que se metió a un cine a disparar, influenciado por… ¿una película, una historieta? Tal vez la pregunta correcta es ¿de verdad una película o una historieta te llevan a ejecutar una masacre? Lamentablemente, el rumor y la especulación sin fundamentos, tanto en los medios tradicionales como en Internet, han comenzado, con argumentos tan sólidos como que “en los comics de Batman, del año 1832, hay una referencia a un desequilibrado disparando en un cine” o “hay una profecía de Nostradamus, vinculada al fin del mundo maya, que ya lo decía” o peor aún, el simple hecho de que la gente se asusta muy fácilmente y cualquier argumento suena bien. Por sobre todo, el clásico “si lo dicen en la televisión, debe ser verdad”. Tal como en la época de la inquisición, donde un cátaro, con su increíble riqueza cultural, era visto como el demonio en persona, hoy cualquier hijo de vecino es sospechoso: baste recordar que se canceló el estreno del film en París. Bueno, los franceses se rinden históricamente fácil en los enfrentamientos. Por supuesto, cuando pasan este tipo de cosas, hay que encontrar al chivo expiatorio lo más pronto posible: estúpidamente se ha dicho que la causa podría radicar en las viñetas del comic “The Dark Knight Returns” de Frank Miller, Lynn Varley y Klaus Janson, pues se asemejan al tiroteo en el cine, donde el pistolero entró disfrazado de Bane, el villano de la tercera entrega de Nolan. Aclaremos algo: James Holmes, el asesino, NO entró al cine disfrazado de Bane interpretado por Tom Hardy: esto es una explicación sin sustento. Para empezar, Holmes entró al recinto con una máscara antihumo y un chaleco antibalas. La similitud entre el personaje de ficción (léase película o comic) y el asesino es una desafortunada coincidencia, pero no quiere decir que llegó “vestido de Bane”. Rumores, benditos rumores. Crédulos, benditos crédulos. Es tan básico como este ejemplo: Dios es amor, el amor es ciego; Stevie Wonder es ciego. Por tanto, Stevie Wonder es Dios. Esperemos que en nuestro país, grupos radicales no se opongan al film, no sólo en beneficio de los que amamos los comics, si no porque estarían confundiendo peras con manzanas. Y si su postura está en contra, recuerden que a Stevie Wonder le encanta la saga de Batman dirigida por Nolan. Y Stevie Wonder es Dios.

22_07_12_pag_22-1440