Gracias por todo Themo

Nota: La siguiente columna de vuestro humilde servidor fue publicada en la edición de hoy del diario El Sur. Se las comparto acá, a modo de homenaje a uno de los arquitectos de mi infancia, don Themo.

Hoy es un martes negro. Despedimos a Themo Lobos, uno de los padres fundadores de la ilustración y del cómic nacional, creador de personajes que crecieron junto a miles de chilenos que disfrutaban semana a semana de Mampato o Cucalón.

Dueño de un estilo de dibujo único, Temístocles Lobos (es comprensible que haya elegido Themo como seudónimo) también nos deleitó con sus guiones, historias cargadas de enseñanzas que complementaban los contenidos del colegio (una gran excusa para leer cómics) como de valores para la vida. La amistad, compañerismo y generosidad expresados con la maestría de quien, con la simpleza de un niño, es capaz de explicar conceptos complejos.

En mi caso, descubrí a Themo Lobos gracias a una pequeña historieta que explicaba los beneficios de la energía nuclear, que fue distribuida de manera gratuita en los colegios (al menos en el mío), que se convirtió en punto de partida para leer y releer los ejemplares de Cucalón disponibles en la biblioteca, donde rellenaba horas de esperar que mis padres llegasen del trabajo. Puedo decir, con orgullo, que en mis jugarretas infantiles siempre estuvo Mampato y Ogú. Hasta hoy nos juntamos de cuando en cuando. Buen viaje, Themo.